jueves, 13 de octubre de 2011

Huellas





Mis besos en tu espalda, dejan huellas, dejan rastros con mi firma. Un suspiro en mil caricias, desenvolviéndote lentamente erizando mi piel. Mientras el espacio entre nuestros cuerpos se acorta, y cerrando nuestros ojos, dejamos escapar el tiempo. Esto es como nunca y para siempre nuestro, para no atarnos ni olvidarnos. Eres mio y yo soy tuya, no hay nadie para mi como tu.