jueves, 7 de julio de 2011

Lamentación del sin techo por Allan Ginsberg

Perdona, amigo, no quise molestarte. Pero volví de Vietnam Donde maté a un montón de caballeros vietnamitas. Algunas damas también. Y no pude soportar el dolor. Y de miedo cogí un hábito. Y pasé por la rehaz y estoy limpio. Pero no tengo lugar donde dormir. Y no sé qué hacer Conmigo ahora mismo. Lo siento, amigo, no quise molestarte. Pero hace frío en la calle. Y mi corazón está enfermo solo. Y estoy limpio, pero mi vida es un desastre. Tercera Avenida. Y calle E. Houston. En el paso peatonal bajo el semáforo en rojo. Limpio tu parabrisas con un trapo sucio.