jueves, 30 de septiembre de 2010

Quien dijo que para esto se necesita amor…




Quien dijo que para esto se necesita amor…

La Disco estaba llena como siempre, todos estaban en un estado de excitación elevado, entre los roces estaba el deseo. Encontró su destino y con una sonrisa se acerca a él.

-Llegaste justo a tiempo – tomo su mano y le dio un suave beso, falso como tantos otros que ya había regalado antes.

-Pensé que iríamos a un lugar más… privado

Sostenía una cartera de cuero que hacia juego con sus remarcados ojos negros que hacían notar decepción.

-¿Pues qué pensabas? – perdida por lo que el respondía decide callar - ¿Qué esperaría a que tu jefe terminara de follarte? – Aquel hombre sabia con quien trataba y que no era una mujer de buena fe - No hubieras tardado tanto – sin más bufo, llevaba con el ese aroma a seducción.

-¿De qué hablas? 

Mala mujer muy confiada en sus palabras, él no se dejaría convencer.

- Yo no tengo nada con mi jefe – su cuerpo comenzaba a erizarse.

- Eres una basura… - siseo, como una víbora que mandaba una señal de peligro.

El cuerpo de ella en un segundo toco el piso, rosaba su mejilla con la mirada perdida por el desconcierto.

-¡Y tu una Puta! Somos el uno para el otro – exploto aquel hombre.

Jalo de su brazo dejándola de pie, llevándola hasta la parte trasera de la disco. Roso su mejilla quitando las lágrimas que el mismo había causado.

- … - su lengua se abrió paso entre los besos húmedos.

 -Yo… - ella mordió su labio mientras unas manos reconocían su cuerpo – No te amo – cargándola, la llevo hasta la pared.

-Quien dijo que para esto se necesita amor…