domingo, 26 de septiembre de 2010

Gracias a ti.

Había vuelto a llorar, quería buscar las fuerzas para poder callar, intente asfixiar este corazón, el que siempre tiene la razón y pasó por mi mente los problemas que podría agregar a esta indeseable realidad. Volví a respirar, a ser feliz... desde ese tiempo para acá, busque al único que me podía dar felicidad y aquella persona me volvió a enamorar. Ahora, si vuelvo a llorar, será de felicidad, ya no necesito recordar aquel momento de oscuridad si ahora me toman de la mano para caminar.
"A tu lado señor todo ha cambiado, gracias a ti padre, porque tú me has libertado."