martes, 4 de enero de 2011

Ya no.




Me alzaba en las puntas de mis pies, buscando inconsciente entre la multitud tu rostro, con la cabeza gacha me reprimí, sabía que no estabas ahí, no para mí…
Se me escapo un alarido de tristeza, uno que resumía todo nuestro pasado y mi amor, se me olvidaba que ya no amabas, no a mí…
Mire mis zapatillas gastadas de tanto caminar, buscándote bajo mi inocencia que me dejo aquí, en donde estoy ahora, sabía que no… ya no me buscabas, que nunca me buscaste a mí.
Y había alguien a tu lado...  Ella no era yo, ya no.