miércoles, 15 de febrero de 2012

Ella nunca mas por Giovanna Mangione


Una sonrisa impetuosa en conjunto con sus ojos devolvieron aquel gesto con sus manos y sus labios, ya no pertenecía a ella, era nuevo como todas sus mentiras. Pero aquella respuesta no se la esperaba, como de muestra esa lagrima que intentaba contar más que un silencio incomprendido. En su cuerpo, faltaba… no era la misma.

Y ahí aprendió a guardar secretos.