sábado, 1 de mayo de 2010

No me dejes.


No me dejes lamentándome y sintiéndome miserable, ¿ya volteas tu rostro tan rápido? No me dejes aquí sin nada, descalzo… Si de mi fuera la culpa pediría tu rencor, me apartaría de tu lado sin sentir dolor, pero ya no puedo más desisto en la soledad, me embriaga la melancolía si ya no estás.

No te vayas, no me dejes aquí en este desierto que muero de sed. Ayúdame, dame tu mano, bésame más allá de mis labios. No me dejes por favor no me dejes sin tu amor.